Lunes, 14 Septiembre 2015 23:33

Que tengas un gran día...

El equipo de Pastoral nos da así la bienvenida:

“Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy.  Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso

o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero

o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan a plantear las cosas con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo

o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar

o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Lo que suceda hoy depende de mi, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener”.  (Mario Benedetti)

La actitud que mostramos las personas en lo que hacemos es clave. ¿Cómo va a ser tu curso que comienza? Podemos encontrar una preciosa forma de afrontar el día, el curso, la vida, con sus problemas y alegrías. Hoy puedo quejarme o vivir mi vida con pasión y misericordia. El Señor está en cada uno y lo que viva hoy depende de mí y de mi fe en Él. Yo puedo elegir  qué tipo de día voy a tener. Que tipo de curso voy a escoger. Esto es lo que te deseo: “¡Que tengas un gran día…un gran curso… a menos que tengas otros planes!”